¿Es una cebra? ¿Una jirafa? No, es un Okapi

Okapi

Al ver por primera vez un okapi (pronunciado oh-COP-ee), muchas personas asumen que este hermoso e inusual animal está relacionado con una cebra. Y esa es una muy buena suposición, especialmente porque tiene el cuerpo de un caballo, de aproximadamente 5 pies (1,5 metros) de altura y entre 440 y 660 libras (199 a 299 kilogramos), y sus cuartos traseros están vestidos de color marrón rojizo y rayas crema

En realidad, sin embargo, el pariente más cercano del okapi es la jirafa (incluso a veces se la llama «jirafa del bosque»), y los dos animales, además de pertenecer al mismo género científico, la familia Giraffoidea, tienen varias conexiones. En primer lugar, ambos tienen cuellos largos, pezuñas hendidas y cuernos cortos cubiertos de piel. Luego, sus cráneos son casi idénticos, excepto que el del okapi es más pequeño. Finalmente, cada uno tiene una lengua azulada súper larga, prensil y flexible que es ideal para arrancar hojas de árboles y arbustos. ¡Y, gracias a esa lengua extralarga, el okapi es uno de los únicos mamíferos del mundo que puede lamerse las orejas!

«El okapi es el único pariente vivo de la jirafa», explica Rick Schwartz, embajador mundial del zoológico de San Diego en California, que tiene okapis en el zoológico y en su Zoo Safari Park, en una entrevista por correo electrónico. «Esta especie reside en la densa selva tropical de África Central, de ahí proviene el apodo de ‘jirafa del bosque’. A primera vista, no se ven exactamente como una jirafa, pero cuando miras la cabeza y la cara de la dos especies, ves muchas similitudes, como las orejas grandes, la forma y el aspecto de los ojos, los osicones (pequeños cuernos en la parte superior de la cabeza que están cubiertos de piel) y la lengua larga y prensil».

¿Tienes curiosidad por saber más sobre esta enigmática criatura, que solo se encuentra en la densa selva tropical de la región nororiental de la República Democrática del Congo? Aquí hay nueve factoides más que pueden resultarle interesantes.

Deja un comentario