Incluso las criaturas marinas venenosas no pueden escapar de las fauces del gusano Bobbit

El gusano Bobbit vive en los lechos sedimentarios de los océanos más cálidos en los océanos Indo-Pacífico y Atlántico. Se ha visto en Australia, Bali, Indonesia, Fiji, Nueva Guinea y Filipinas, entre otros lugares. Se entierra al menos a 9 pies (2,7 metros) de profundidad en el lecho marino del océano esperando a que su presa pase nadando.

Con dos ojos que son prácticamente inútiles y cinco antenas como gusanos, espera… y espera… y espera la oportunidad adecuada para arrebatar y arrastrar a su presa al subsuelo. Y por esa razón, los investigadores le dieron al gusano su otro apodo: el gusano del infierno.

¿No me crees? Míralo tú mismo en este aterrador video a continuación.

Desde su exoesqueleto brillante, iridiscente y puntiagudo hasta sus ganchos duros como huesos, mandíbula de trampa para osos y dientes afilados, la presa del gusano Bobbit no tiene ninguna posibilidad. Si este gusano fuera más grande, estaríamos en problemas.

El gusano Bobbit más grande registrado medía casi 10 pies de largo (299 centímetros) y poco menos de 1 libra (433 gramos). Pero el tamaño promedio de un Bobbit es aproximadamente del tamaño de un brazo humano, de 2 a 4 pies (0,6 a 1,2 metros) y un par de pulgadas de ancho.

El profesor de anatomía de la Universidad de Basilea (Suiza), Daniel Haag-Wackernagel, que estudió el gusano Bobbit entre 2012 y 2016 en Indonesia, dice que es un «súper organismo».

«Extremadamente rápido, la pesadilla de todos los peces que viven en la misma área», dice por correo electrónico.

Deja un comentario